Publicado el Deja un comentario

¡Llega la Semana Santa y con ella la Limonada Bilbilitana!

Para algunos es la parte que más disfrutamos de esta semana del año. Y es que las torrijas están muy buenas, sí, pero… ¡Y lo divertido que es ir de bar en bar rodeado/a de amigos/as y probando las diferentes limonadas que se preparan en la maravillosa hostelería de Calatayud!

Un poco de historia

Su origen no está muy claro, pero el boca a boca nos lleva a concretar que fue en la ciudad de León. Aunque hay muchas teorías y leyendas, sin duda se establece en el Medievo, cuando durante la Pascua sólo se permitía el consumo de ésta bebida alcohólica rebajada con agua, azúcar y limón.

Mi receta

Hay miles de recetas para preparar la famosa Limonada de Vino o Limonada de Semana Santa. En cada casa, en cada restaurante… Cada cual tiene su manera. Y a mí me apetece compartir con vosotros la receta de la que, para mí, es la limonada más gustosa, sabrosa y perfecta del mundo: ¡la de mi abuela! Por supuesto, todo a ojillo, sin medidas exactas, porque antes todo iba así.

En un bote con tapa (importante) en el que veamos que pueda caber el contenido de una botella de vino, echamos unas 5 cucharadas de azúcar. Después, añadimos 2 ramas de canela. Echamos el vino tinto que queramos y removemos con una cuchara de palo. Probamos para ver si la dulzura es la que deseamos, y si no es así, agregamos más azúcar.

Añadimos la monda de 2 naranjas y de 2 limones, removemos y dejamos reposar unos cuantos días (4-5).

Y vosotros, ¿cuál es vuestra Limonada favorita? Si te ha gustado esta receta o quieres aconsejarnos otra, ¡comenta y comparte!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *