Publicado el Deja un comentario

Una copa para un vino

Son tantos los factores que afectan a la degustación del contenido que no podemos dejar pasar la importancia de la forma del continente. La semana pasada explicábamos los porqués de la característica forma de la botella de vino tradicional. Esta semana, queremos explicar las razones de las formas de las copas de vino.

Claro está que hablamos de copas de vidrio o cristal totalmente transparente, para poder apreciar los colores y la limpidez del vino. Las paredes de la copa deben ser finas y lisas, sin motivos ni formas que aunque pueden quedar muy bien, hará que se pierda gran parte de la degustación que implica el sentido de la vista. Además, la copa se agarra por el tallo para evitar transferir el calor de nuestras manos al vino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *